Más show, más biz


La información no es gratuita, es el acceso a esta información a lo que podemos expropiar costo. En esta época de redes digitales, no podemos permitirnos entrar en confusiones y, si acaso cupiera duda, uno puede animarse a preguntar a cualquiera de los creadores de esta nueva comunidad digital.
            Todos ellos, los vloggers, los web celebs, los bloggers, divos y artistas que utilizan las redes sociales y las plataformas híper mediáticas que el Internet ofrece, son creadores que difunden su obra intelectual para ser reproducida infinidad de veces de forma gratuita. Jamás se subordina la propiedad.
            Y es que es confuso, uno supone que se ganan millones. No podríamos estar más equivocados.
            Lo más seguro es que no recuerden Napster, aquel software que, como pandemia, invadió todos los ordenadores del mundo. ¿La razón? Napster permitía la transferencia de datos entre usuarios de forma libre. Si alguien en el mundo tenía Baby, One More Time, de Britney Spears, lo más seguro es que tú también pudieras tenerla en cuestión de horas. Sí, horas, pero gratis.
            Después de un azaroso proceso penal en contra de su desarrollador por parte de los sellos discográficos más importantes, así como algunas celebridades, Napster cesó de ejercer esa libertad que terminó por ser abuso.
            Sin embargo, el abuso no terminó ahí. La obra intelectual y creativa de cientos de miles de artistas el trabajo de una cadena infinita que conlleva compositores, arreglistas, productores, cantantes, músicos, fotógrafos, compañías papeleras, maquiladores, contadores, ejecutivos de disqueras, etc. se vio agredida fuertemente por los sucesores del infame Napster, Kazaa, iMesh, Ares, Morpheus, y una serie absurda de programas de transferencia de información dejaron casi en la quiebra a una de las industrias más prolíficas del showbiz. Nadie compraba discos.
            De los cerca de 15 millones de copias que Vicente Fernández vendía en la década de los noventas, hoy tiene suerte si llega a las 5 mil. ¿Por qué? Nadie, nadie, compra discos. La industria musical tuvo que reordenar su sistema de producción.
            No más artistas de un solo álbum o imágenes fetichizadas que jamás habrían de presentarse en conciertos. El pueblo castigó, de cierta forma, a sus estrellas con justicia irónica. Porque los artistas eran escuchados, eran populares, admirados y acosados; sólo sus carteras perdieron su brillo.
            Por suerte para ellos, llegó la segunda etapa de la interacción por Internet, lo que John Robb llamó la Web 2.0, la cual soporta más medios y permite la interacción del usuario con su interlocutor. No más comunicación de dos pasos, la vía online tiene doble sentido.
            Esta Web 2.0 vio el surgimiento de las redes sociales por Internet a partir de MySpace, Hi5, y últimamente la generación de Facebook, Twitter, Instagram, Google+, etc.
            Imagínense las infinitas posibilidades que estas herramientas ofrecían al servicio de la promoción de films, publicaciones, organizaciones y sí, por supuesto, cantantes y bandas. YouTube permite la reproducción de videos en línea, Grooveshark y Spotify la reproducción de tracks y álbumes enteros.
            Pero no crean que lo es todo. Los espacios publicitarios que estos sitios ofrecen, así como la tasa de utilidades variable que retribuyen a los artistas más populares, no alcanzan ni la tercera parte de las ganancias de un intérprete o agrupación dada. Y es que, por lo menos en esto, las redes sociales en Internet sí promovieron una transformación democrática.
            Si alguna vez se han atrevido nuestros lectores a buscar en alguna caja arrumbada, encontrándose con los aparatosos y super chic discos de acetato, es probable que hayan notado que el glorioso mastodonte entre sus manos contenía una, dos, cuatro canciones a lo mucho. Hasta finales de la década de los 40 -con la llegada de los LP (Long Play)-, el formato del acetato permitía una preservación de información mucho menor a la que estamos acostumbrados con los formatos digitales, lo cual contribuyó al dominio de los singles en el mercado.
            ¿Para qué rememorar? Bueno, piénselo bien. Una canción servía de material de promoción para los interpretes; no era la mina de oro que se acostumbró en los setentas, ochentas y noventas. Ray Charles, Elvis, The Beatles, Paul Anka, The Temptations, todos ellos debían ganarse la vida ontheroad, es decir en la gira.
           
Las presentaciones públicas de artistas musicales en eventos se convirtieron de algo cotidiano, a un evento especial y, de nuevo, ha vuelto a representar el mayor ingreso en las cuentas de nuestros músicos. Regresan las caravanas que se presentan a diestra y siniestra por todo lo largo y ancho del globo anunciando formaciones y solistas que hace diez años hubiera que haber perseguido a través de cielo, mar y tierra. Las producciones se basan en singles difundidos sistemáticamente en los medios que apoyan al reconocimiento del catálogo de canciones de cada artista.
Esto, por supuesto, no ha detenido a BMG, Sony Music, Warner Music, ni al resto de las mega corporaciones de buscar adaptarse al nuevo modelo del negocio. Estas firmas, que anteriormente se dedicaban a descubrir talentos, contratar, financiar y promover producciones; son ahora los organizadores de eventos y los principales defensores del negocio editorial y derechos de autor.

            No existe forma en que el músico evite el contacto con sus seguidores, en que se enriquezca con ilusiones; hoy, más que nunca, las redes se nutren de la creación imparable de cientos de miles de inéditos y desconocidos talentos. Sólo queda en cada uno de nosotros quitar el velo de la jerarquía del arte y el negocio a través del boca en boca; como siempre ha sido y será.


Por Manuel Cázares

3 comentarios:

  1. Pues recien lei que el hijo de Slim dueño de Sanbors y Mixup, claro música tiene buenas ganancias en la venta de discos, Mixup genero ganancias de 350 millones el año pasado. Vicente Fernandez con su último disco logro platino(60 mil copias), Juan Gabrile con su último disco logro diamante(300 mil copias) Adele vendio 20 millones con 21, si el album es bueno vente, en lo que si estoy de acuerdo es que las presentaciones en vivo es lo de hoy y que nos e venden los mismos discos que en los 90 pero aún se venden . Me gusta aún comprar discos.
    http://www.sinembargo.mx/25-04-2015/1324719

    ResponderEliminar
  2. Sin embargo, el modelo de negocio cambio. Hoy en dia, las ventas por Internet de "single tracks", "albums", "side-b"s, material fotografico, asi como videos y algunas promociones que incluyen pases a otros espectaculos o presentaciones, son todas registradas bajo el mismo rubro. Ya no se compra el plastico, es a lo que me refiero; ni acaso discriminan entre formatos para otorgar tal premio. No existe un disco de oro al mejor single. Existe un disco de oro y premios menores de mencion, es el caso de Billboard o las posiciones de venta y reproduccion internas como en Amazon, iTunes y el propio Mixup.

    ResponderEliminar
  3. Resulta curioso como la situación actual hace que la historia se repita, de cierta manera, con lo de los singles que acaparan el mercado. Ya sea en los 50s o en el siglo XXI, las tecnologías predominantes de cada época informan la manera en que consumimos música.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante