Los Sobresalientes de “ASES”

Caía la noche en el polideportivo de la UAS y llegaban personas de todos lados para presenciar la presentación de un libro, el cual atraía por su título, pero no era lo que parecía. La encargada del Centro de Ciencias en Culiacán, Sinaloa, Rocío Labastida Gómez, haría el honor de presentar al público ahí presente su libro, Fantasma en el aula.

Llegadas las 6:00 p.m. de la tarde, el encargado de dar la bienvenida a todos fue el licenciado José Ángel Pescador Osuna, actual consultor nacional y asesor en materia de educación del gobierno del estado de Chiapas. Parecía muy amigo de la señora Rocío, ambos sonrientes e impacientes por comentar muchos de los datos y reconocimientos que estaban a punto de sacar a la luz.

Pescador Osuna se postró en su silla, y al lado de Rocío Labastida comenzó a hablar sobre los logros de la hoy expositora, halagos por aquí y promesas por allá; dio un mensaje de un futuro prometedor para los niños y cedió la palabra a la autora del libro.

Rocío Labastida Gómez agradeció a los presentes y explicó el porqué de su libro. En Fantasmas del aula se presentan consejos y sugerencias para padres y maestros acerca de cómo tratar y llevar a los niños más sobresalientes, a los más prometedores, y no mezclarlos con los demás; esto para que el futuro de México esté en buenas manos. El nombre del libro, explica Roció, lo eligió porque los niños de ahora son como fantasmas que no se ven ya en el aula de clases. Es por eso que Labastida presenta también en el libro el proyecto ASES. 
ASES es el programa Apoyo a Sobresalientes del Estado de Sinaloa, una iniciativa creada en 2007 por Rocío Labastida y otros maestros. Como su nombre lo indica, es un apoyo para los jóvenes y niños más sobresalientes del país, y tiene vínculos con la Universidad Nacional Autónoma de México, de donde Labastida es egresada.

Para mayor comodidad, la presentación de la directora del Centro de Ciencias de Sinaloa fue con diapositivas, donde ella presento imágenes directas para el sentido común de las personas, haciendo énfasis en que los niños sobresalientes tienen las mismas o menos oportunidades de brillar que los que son de promedio bajo. También presentó graficas de datos donde se mostraron los avances de los jóvenes que están en su programa, sus logros y lo que pueden llegar a crear sus mentes.

Pasaba el tiempo, y conforme se comentaban los datos, aparecía entre el público una que otra señora para aplaudir a la directora cada 5 minutos, que resultaban incesantes, pero a la vez muy motivantes. Llego el momento en que Rocío se puso a contar anécdotas, como en la que algunas estudiantes ayudaron a mejorar las ruedas de una cámara transportadora que ahora se encuentra en Marte, o que otro chico de la UNAM se llevó el segundo lugar en un concurso de ciencias, solo superado por los intelectuales chinos, además de mencionar que los niños que trabajan con ella en el Centro de Ciencias crean nuevos comestibles más saludables.

Había caído la noche ya y era hora de terminar la presentación, la cual culminó con Ángel Pescador pidiendo a algunos padres de familia de los niños acogidos por el proyecto a que tomaran el micrófono y dieran su parecer e impresiones de la señora Labastida Gómez. Por último, Rocío habló de los talleres y actividades que se realizan en su programa, y que están abiertos a recibir a niños sobresalientes cuando sea, además de mencionar que los resultados son sorprendentes y que servirán al futuro de la nación, porque contribuye a que dichos niños y jóvenes decidan quedarse en México y no irse a otro lado.

Una imagen de un niño sobresaliente delante de otro que no lo es cerró el evento y dejo a muchos pensativos, quizás con un sentimiento de conciencia, o quizás con deseo de no dejar que eso pase. Ante la última palabra de Pescador y Labastida, el público se levantó y dio un gran aplauso a los dos, no sin antes esperar a que la señora firmara los libros que se habían vendido antes de la presentación. Acabó aquí un acontecimiento de conciencia para los padres, para que no dejen ir a sus hijos en la monotonía de la vida, y los conviertan en el futuro que México necesita.

Por Alexis García

1 comentario:

  1. Cuando leí "Fantasmas en el aula" lo confundí con "Sombras" que son las personas que asisten o dan asesorías a los niños que más les cuesta trabajo aprender en las aulas, muy buen escrito.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante