La Ruta Vegana y la cultura del veganismo en Mazatlán




Cuando uno piensa en comida mexicana, y particularmente en los mariscos de la cocina mazatleca, vienen a la mente imágenes de tacos, ceviche, tostadas, camarones, gorditas, pozole y carne asada, por mencionar sólo algunos de los platillos que conforman la dieta común de la persona promedio. En resumen, estamos acostumbrados como sociedad a consumir alimentos cuya preparación conlleva el uso de gran cantidad de carne y otros productos de origen animal. Hay quien diría que también conlleva una gran cantidad de crueldad y sufrimiento. Para estas personas existen alternativas que buscan proveer platillos de deliciosa comida, pero sin la necesidad de explotar a nuestros amigos del reino animal.
            Tal es el caso de La Ruta Vegana, un restaurante de aparición relativamente reciente, que busca proveer a los mazatlecos con una opción diferente, tanto culinaria como ideológica. Las mismas paredes del establecimiento cuentan la historia: El veganismo es una postura ética que consiste en no utilizar a los animales, humanos y no humanos, con fines de explotación, esas son las palabras que, escritas en gis, cubren un pilar dentro del restaurante.
            Pero las cosas no sólo se quedan en palabras. Dándole un vistazo al menú, uno puede encontrar una gran variedad de platillos que van desde hamburguesas, pizzas y brochetas hasta nuggets, bistecs y tacos; todo preparado sin utilizar nunca ningún producto de origen animal. Lejos queda la errónea idea de que una dieta vegana o vegetariana consiste sólo de ensaladas.
            Al probar la comida, también queda claro que la falta de carne no significa falta de sabor. La hamburguesa portobello, identificada en el menú como especialidad, se siente llena de sazón al paladar, al haber absorbido el hongo todos los sabores de su marinado, y se crea un buen equilibrio con los demás ingredientes de manera que termina sintiéndose como una comida completa, pero nunca abrumadora. La ensalada es sencilla, pero la acertada adición de uvas y cacahuates garapiñados, además del aderezo de miel de agave y mostaza, hacen que funcione como la entrada perfecta. Igualmente, la pizza resulta deliciosa y casi indistinguible de su versión no-vegana, tanto a la mirada como al gusto. Entre los postres, se encuentran brownies y el tradicional pay de limón.
            Las instalaciones de La Ruta Vegana, ubicadas en el centro en Vicente Guerrero #216 entre las calles Teniente Azueta y Carvajal, crean una atmósfera placentera y amigable. Bombillos que iluminan el lugar colgando del techo, libreros repletos de revistas y libros, una ecléctica selección de sillas y sillones, paredes negras donde se encuentra el menú escrito en gis, grandes ventanas que dejan entrar luz natural. Todo esto, combinado con la agradable música de fondo del lugar, crea un espacio que se siente moderno en su sencillez pero determinado en su actitud. Se siente cool.

            Después de una tarde de probar la gran variedad de deliciosa comida a precios accesibles que el restaurante tiene para ofrecer, no queda duda de que el veganismo está con vida en Mazatlán. Un pequeño, pero significativo detalle, son las fotos de animales en adopción pegadas en una de las paredes; se trata de un adorable ejemplo de lo que la cultura del veganismo busca como resultado final: una mejor calidad de vida para todos los seres vivos en la Tierra, ya sea para aquel lindo gato que busca un hogar, o para aquella vaca que, con suerte, habrá de evadir el matadero si es que todos nosotros hacemos un esfuerzo.

1 comentario:

  1. Ahora se ha despertado mi curiosidad por probar los platillos de este, muy particular, restaurante.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante